//LLEGARPRONTO

miércoles, 3 de agosto de 2016

Los 4 clásicos básicos

Ya he dicho en varias de mis presentaciones que mi inspiración la saqué de viejas películas western, clásicos de acción y ciencia ficción, cómics, videojuegos y, por supuesto, la literatura. Creo que es el momento de ser más específico con los elementos que han inspirado a mi universo. Lo que vas a ver a continuación son los elementos que me permitieron concebir la novela, al menos sus conceptos básicos.

LA SAGA FALLOUT



Soy un gran fan de esta saga de videojuegos postapocalípitco. De hecho Fallout 3 es mi juego favorito.

Su inspiración se la debo a que esta saga es capaz de ofrecer un perfecto contraste entre la violencia y la crueldad típica de un universo postnuclear, pero ofreciendo un perfecto contraste con el humor absurdo y la comedia.

Además este juego cuenta con un amplio repertorio de criaturas, armas y ubicaciones muy imaginativas basadas en escenarios de los cincuenta y en viejas películas de ciencia ficción.

MAD MAX: FURY ROAD


He de reconocer que no me hice fan de Mad Max hasta que vi la última película, dirigida por George Miller.

Esta película entiende el concepto de acción a raudales, tomándose pocos momentos para que sus personajes descansen realmente. Desde el principio hasta el final la película nos ofrece tiroteos, peleas, explosiones, atropellos y quebrantamientos.

Pero la película no solo se limita a la violencia. Los diseños de los personajes, los vehículos, los coches y las armas; todo esta perfecto. Por no hablar que la dirección de actores y la fotografía son impecables.

1984


En 1948 George Orwell escribió la novela 1984, la cual se convirtió en un clásico. Casi todos los universos distópicos han tomado como referencia este libro.

Esta novela nos ofrece una triste visión de una sociedad estalinista donde los ciudadanos son controlados las veinticuatro horas y la realidad y la historia son moldeadas para el beneficio de la entidad gobernante conocida como el Partido.

El elemento discordante con esta sociedad distópica es nuestro protagonista, que intentará descubrir la verdad que se oculta tras la fachada que les ofrece el partido.

Su inspiración en la cultura popular es bastante clara. El programa de Gran Hermano partió, por desgracia, de la forma tan exhaustiva que tenía el Partido de vigilar a los ciudadanos de este libro, su inspiración ha sido de ayuda a la hora de crear videojuegos (El caso más reciente sería We Happy Few), libros, películas e, incluso, canciones.

El bueno, el feo y el malo

En una entrevista Quentin Tarantino afirmó que El bueno, el feo y el malo de Sergio Leone era la película mejor filmada de la historia. Y le doy la condenada razón. Es la mejor película western de todos los tiempos.

Lo que hizo destacar a esta película por encima de sus congéneres era el detallismo de su director que ambientó este clásico en los años de la Guerra de Secesión, mostrando constantemente las penurias de la guerra civil. Mientras otras películas antibélicas usan mensajes más directos, Sergio Leone decidió ser más sutil (Por ejemplo: A uno de los protagonistas le falta la falange del dedo o vemos con bastante frecuencia personas tullidas o exhaustas de una guerra cruel).

Los personajes son inolvidables, todos ellos, por muy breve que sea su participación en escena. Sin duda este es un clásico que nadie debería perderse.