//LLEGARPRONTO

jueves, 16 de junio de 2016

El clan Kaburi de los Akili

El clan Kaburi de los Akili están formados por eruditos e intelectuales que temen que el conocimiento del mundo antes del Juicio Ígneo se pierda para siempre. La labor de este clan se centra en buscar todo aquello que tenga un cierto valor cultural y almacenarlo en bibliotecas o en sus imponentes naves.




Claro está que un clan Kaburi no puede basar su economía solo en buscar el conocimiento perdido, así que muchos de sus miembros se han repartido por el Sistema Solar para desempeñar el antiguo oficio de heraldo, instruir a los jóvenes y convertirse en consejeros de políticos y militares.





(El heraldo era una figura
muy importante en la Edad
Antigua y en el Medievo.
En la Iliada de Homero son
descritos como seres grandes
e intocables)

Debido a la situación de la humanidad tras el Juicio Ígneo, no es de extrañar que un tercio de la población se ha totalmente analfabeta, así que muchos desempeñan labores de lectores y escribas para esta población.

Aunque parezca que los fines de este clan Kaburi son meramente humanitarios, nada más lejos de la realidad. Gracias a estas actividades que desempeñan, el clan consigue lucrarse rápidamente (incluso tiene más capital que el clan Kaburi de los Bellator) y financiar la búsqueda de más conocimiento perdido.

Son conocidos también por ofrecer recompensas por obras de arte, libros y cualquier cosa que tenga un valor cultural. Se habla mucho de un granjero de orceca que vendió un libro del Quijote y la cantidad de dinero que le dieron fue tan grande que pudo comprar una pequeña flota de naves.


La mayoría de los Akili suelen vestir con alargadas togas o túnicas. Esta vestimenta se debe al hecho de que debajo de las túnicas podían esconder todo lo que iban cogiendo de las recolectas y ventas, de tal forma que permaneciese invisible debajo de la ropa y se redujese la posibilidad de que les atracasen.