jueves, 16 de junio de 2016

El clan de los Bellators

A estas alturas, muchos ya conoceréis a Beltprod y a sus tres fieles seguidores. Estos personajes pertenecen al clan Kaburi de los Bellator; uno de los clanes más temidos del Sistema Solar.
Cuando cree a los Bellators (del latín, guerreros) me inspiré en los espartanos y en los guerreros zulúes. Lo que compartían ambos vecinos es que contaban con vecinos que les tenían miedo debido a su poder y brutalidad en combate, sus vidas eran duras y se les criaba desde niños para matar, desarrollaron técnicas de combate que fue la clave de la victoria en muchas de sus batallas, como la falange de los espartanos y la formación cuernos de bestia de los zulúes, y contaban con líderes brillantes pero despiadados.




Las kantinaras de los Bellators son amuletos que llevan siempre con ellos. Esto parte de la idea de que muchas tribus creían que el alma humana estaba reflejada o permanecía aprisionada en alguna parte del cuerpo en concreto (en la mayoría de los casos suele ser la cabeza). Las kantinaras además de servir de amuleto, son un reflejo de la propia personalidad de la persona.










Con esta escena de la Chaqueta Metálica quedará bastante claro a lo que me refiero con las kantinaras.


Los Bellators se dividen en dos clases: los que son Bellators y los que no. A estos últimos se les denominan abophas, y se les considera a aquellas personas que por diversos motivos no pueden desempeñar el servicio militar, siendo relegados a tareas de limpieza, cocina y cualquier cosa que un Bellator no considere digna de hacer.


El carácter del clan es personalista y está sometida bajo la voluntad del jerarca, cuya palabras es la ley y nadie debe desobedecer. El primer jerarca, Saden Olen, es idolatrado como un santo o un dios. El fanatismo que se le procesa, incluso tras de muerto, es indicativo de la labor que hizo este líder para mantener un complejo de Mesías y hacer que miles de personas lo siguiesen.